Encuentra el punto de cocción perfecto para la pasta

Asumámoslo: cocer pasta no es asunto sencillo. Son muchos los amigos que tratarán de instruirte acerca de la mejor forma de hacerlo, al estilo italiano, después de un año de Erasmus en Italia. ¿Quieres saber cuál es la mejor manera de cocer la pasta?

Gracias a su versatilidad, la pasta es la base de numerosos platos que pueden ser increíblemente sencillos o realmente sofisticados. Pero es verdad que es un tanto difícil cogerles el punto: seguro que más de una vez te ha pasado, que la pasta está muy dura cuando la pruebas y unos minutos después está demasiado blanda. ¿Cómo conseguir la pasta en su punto?

Prepara la pasta

Para empezar, mide bien la pasta. Ten en cuenta que, por norma general, se adjudican entre 85 y 100 gramos de pasta por persona, pero que si añades una salsa muy contundente o muchos otros ingredientes (carne, verduras, pescado…) quizá quieras reducir la cantidad de pasta por persona.

Escoge una olla grande y espaciosa, donde quepa toda la pasta y pueda removerse sin pegarse entre sí, recordando por supuesto que la pasta engorda al cocerse y que, si no tienes cuidado, es posible que rebose. Aproximadamente utilizaremos 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta, para evitar de esta forma también que se pegue, tanto al fondo como entre ella.

Hazte además con una cuchara de madera para removerla y un colador amplio.

Instrucciones

Calienta el agua en la cacerola grande o mediana (o utiliza un hervidor de agua si lo tienes mientras la olla se calienta en el fuego para ahorrar tiempo) hasta que hierva y echa ahora la sal para que el agua coja el sabor (la sal potenciará el sabor de la pasta y mantendrá su forma).

El agua tiene que estar realmente hirviendo cuando eches la pasta, no valen las pequeñas burbujitas del fondo. Una vez eches la pasta en la olla, remueve inmediatamente para impedir que se pegue y, si el agua pierde temperatura por unos momentos, espera hasta que vuelva a hervir antes de bajar el fuego al medio-alto (punto 4-5). Si cueces la pasta con agua que no esté realmente hirviendo, te quedará blanda.

En los envases de la pasta normalmente indica el tiempo de cocción perfecto. Como ya sabrás, la pasta debe comerse al dente, pero para gustos, ¡colores! (habrá quien se indigne porque diga yo esto, pero si a ti no te gusta la pasta al dente, cométela blanda, aunque salga el sol por Antequera). No pierdas de vista la pasta y pruébala varias veces hasta que esté en su punto. Si la primera vez que la pruebas aún no está lista, pruébala de nuevo cada treinta segundos: es la única forma de evitar que se pase ya que se cuece realmente rápido.

Cuando esté lista, retira la pasta del fuego enseguida y cuélala para evitar que siga cociéndose en el agua caliente. Escúrrela y agita le colador para liberar el agua, pero no la dejes secar completamente o se pegará y adquirirá la forma del colador. Tampoco la enjuagues con agua fría o el almidón se irá por tus tuberías y la pasta perderá parte de su sabor y textura.

Lo preferible es tener la salsa lista para mezclarla con la pasta recién escurrida. Puedes hacerlo en la fuente, si es una salsa pesto, o en la sartén al fuego, si es una salsa caliente como la boloñesa o la carbonara.

Añade un poco de parmesano y tu pasta estará lista para comer. ¿Quién dijo que era difícil? Ah, fui yo… Bueno, ya ves cómo no lo es en absoluto 😉

0 comments on “Encuentra el punto de cocción perfecto para la pastaAdd yours →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *