Operación Bikini 2018: II parte

En el post anterior hablábamos de cómo preparar una comida saludable, qué debías poner en tu plato Si te estás planteando un estilo de vida saludable y piensas empezar por comer más sano tengo un par de recetas riquísimas que te alegrarán la vida. En ocasiones puede resultar difícil comer bien, sobre todo cuando no sabemos cómo preparar platos ricos, sanos, que contengan un gran número de nutrientes, nos mantengan saciados… y no sean siempre los mismos. En la variedad está el gusto, dicen por ahí, y probablemente también la salud. Para ver las recetas completas clica en el enlace.

Rollitos de calabacín rellenos de espinacas y queso de cabra (de Directo al Paladar)

Muy sencilla, visualmente creativa y original, esta receta de rollitos de calabacín puede servirte para unos entrantes riquísimos y muy sanos. No te llevará mucho tiempo prepararla y te sorprenderá por la mezcla de texturas. Yo la hago mucho cuando tengo unos calabacines y no sé qué hacer con ellos.

Fuente: directoalpaladar.com

Brochetas de pavo a la plancha (de la sección de gastronomía de Ocio.lne.es)

El pavo es una de las mejores carnes cuando te estás cuidando. Tiene muy bajo contenido graso, es sabrosa y te permite variar un poco de tanto filete de pollo. Estas brochetas además contienen muchas verduras (tomates, pimientos, alcachofas) con lo que también tienes la parte de las verduras cubierta. Depende de ti el añadir más verduras y quitar pavo o añadir más pavo y quitar verduras.

Hummus (de Tamarisesizarra)

El hummus es la forma perfecta de añadir legumbres en tu dieta si no te gustan demasiado los guisos, potajes, etc. Puede ser un plato principal, un acompañamiento o incluso un snack saludable para picar entre horas con unas crudités (que son, básicamente, palitos de verdura como palitos de zanahoria, apio, o similares). Es realmente sencillo, un tanto exótico y, sobre todo, muy nutritivo.

Crema de calabaza (de Pequerecetas)

Una forma P-E-R-F-E-C-T-A de disfrutar de todos los beneficios de las verduras de una forma diferente es en cremas o sopas. Esta tiene un color anaranjado y un sabor dulce que la hace muy apetecible para los niños, aunque en general ¡es muy sana para todos! Contiene mucha fibra y muchas vitaminas, por lo que debería ser una de tus opciones para cenas, por ejemplo.

Ensalada de fresas, espinacas y queso de cabra (de Directo al Paladar)

Para animar tus ensaladas esta primavera puedes añadirle fruta (como ya decíamos en el post sobre las ensaladas saludables). Esta ensalada, que tiene como base las muy sanas espinacas, es posee un sabor y una mezcla de texturas muy interesante y, a mí parecer, delicioso. Es una de mis preferidas.

Mejillones a la marinera (de Recetas de Escándalo)

Cualquier receta que contenga mejillones es riquísima para cualquier época del año. Jugosos y con cierto sabor a mar, no podían faltar entre nuestras sugerencias debido a sus grandes beneficios para la salud. Esta receta de mejillones a la marinera puede ser el entrante perfecto para una comida en familia o la visita de unos amigos.

Bacalao en salsa de verduras (de la sección gurme de Sevilla ABC)

Quizás el más tradicional de todos nuestros platos, aunque sin duda esta receta de bacalao en salsa debía aparecer como representación del pescado, del que todavía no habíamos hablado. El bacalao es un pescado de carne blanca, es decir, bajo en grasas, bajo en calorías y rico en sabor, vitaminas y minerales. ¿No deberías entonces añadirlo a tu dieta?

0 comments on “Operación Bikini 2018: II parteAdd yours →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *